• Buscarlibros   
portada Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)
  • Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)

Estética de la pintura (La balsa de la Medusa)

Sin Comentarios de Clientes. Haz tu el Primero

US$ 27,26

Stock Disponible

Si lo compras hoy con envío normal lo recibirás entre el Lunes 31 de Julio y el Martes 08 de Agosto.

Descripción:

En nuestra cultura (al menos por cuanto debe a los griegos, que no es poco) ver siempre fue sinónimo de conocer. «¿Ves?» preguntamos a nuestro interlocutor cuando queremos asegurarnos de que ha comprendido, de que se ha enterado. La etimología de la lengua griega nos enseña que idea, eidos, el objeto del conocimiento, e imagen, eidolon, el objeto de nuestra visión, tienen la misma raíz: ver, idein. La misma palabra idea, el eidos, antes de co...

Continuar Leyendo
Detalle Producto
Descripción

En nuestra cultura (al menos por cuanto debe a los griegos, que no es poco) ver siempre fue sinónimo de conocer. «¿Ves?» preguntamos a nuestro interlocutor cuando queremos asegurarnos de que ha comprendido, de que se ha enterado. La etimología de la lengua griega nos enseña que idea, eidos, el objeto del conocimiento, e imagen, eidolon, el objeto de nuestra visión, tienen la misma raíz: ver, idein. La misma palabra idea, el eidos, antes de convertirse en el ente invisible por excelencia de la metafísica (es decir, de una región que está más allá de la física y de su visibilidad) y antes de transformarse en el concepto abstracto de la lógica, era, más concretamente, el modo de aparecer.

Valoraciones
Evaluaciones de nuestros clientes
  • 0 de 5 estrellas
  • 5 stars
  • 4 stars
  • 3 stars
  • 2 stars
  • 1 stars

Inicia sesión para poder agregar tu propia valoración.